domingo, 4 de diciembre de 2011

Preferentes por acciones

Acaban de salir a luz el viernes tras el cierre del mercado español que el banco santander y sabadell van ha realizar un canje de preferentes en acciones.


Para ponernos en situación, las preferentes se vendieron a particulares como productos seguros y rentables. Pero la realidad es que son productos poco líquidos, que no aseguran la rentabilidad prevista si los beneficios de la compañía no ayudan. Y por último el banco no tiene obligación de comprartelas, sino que una simple opción de compra (por lo que el particular se puede quedar con estas preferentes en la eternidad). En caso de querer venderlas debería de reducir mucho el precio para venderlas.

Se puede pensar en un símil parecido en la guerra. Cuando se les enviaron a los soldados de la 101 aerotransportada a Bastogne  sin armamento, ni ropa y sabiendo que serían acorralados.

Todos los particulares desde que accedieron a esa oferta de preferentes se sienten en la misma situación. Acorralados sin poder vender sus preferentes, sin ningún arma con la que combatir.

Ahora después de casi tres años parece que ya ven luz a tal calvarío. Pudiendo cambiar las preferentes en un producto más liquido, acciones. En banco santander tomo esa decisión ya que las preferentes no se consideran activos de calidad. El banco necesita obtener un core capital del 9%, el cual ya lo tiene, pero tiene previsto alcanzar hasta un 10%, para ello con este canje conseguirá aumentar los activos de calidad en 0,35% desaciendo los preferentes.

Ahora les viene el turno a los soldados de decidir si quieren entrar en dicho canje. Es casi seguro que todos querrán entrar en dicho canje. El precio de canje será la media del 14 al 23 de Diciembre. Cuanto mayor sea esta media, menos acciones se adjudicarán y menor será de dilución del precio en las acciones existente.

Por lo que, la guerra que tienen los poseedores de preferentes será contra sus compatriotas. Los que poseen preferentes preferirán que el precio de la acción baje para obtener más acciones a cambio. Los que poseen acciones (un brigada mucho mayor que los que poseen preferentes) preferirán que suba el precio de la acción para que salgan menos acciones y se reparta entre menos cantidad de acciones posibles los beneficios posteriores.

Por lo que la lucha que les queda pendiente a los que poseen preferentes es bastante desolador. Deberán de luchar contra aquellos que tienen acciones y según mi opinión esta batalla la tienen perdida. Los particulares de los preferentes no tienen nada que hacer contra la gran patrulla de los que tienen acciones. A diferencia de la 101, que fue capaz de aguantar en bastogne y salir ganador.

Conclusión: Es presumible que con esta decisión el precio de la acción se mantenga lo más alta posible (eso les interesa a los que tienen actualmente acciones del banco al menos)

Iker Rementeria

No hay comentarios:

Publicar un comentario